Sígueme
SeguridadPaciente

Caminante...

Sálvese quien deba:
La seguridad del paciente

Perfil profesional

perfil
José María Ruiz Ortega
  • Médico
  • Gestor sanitario
  • Máster en Gerencia de Organizaciones Sanitarias: ENS, EADA
  • Auditor Sanitario
  • Master en seguridad del paciente y gestión de riesgos sanitarios en École Centrale Paris
  • Presidente de la Asociación Española de Gestión de Riesgos Sanitarios y Seguridad del Paciente AEGRIS
  • Jefe de Servicio de Seguridad del Paciente. Subdirección General Calidad Asistencial, Seguridad y Evaluación Servicio Murciano Salud. Murcia.

Esta es mi opinión, que ni yo mismo comparto

  • Presentación
  • Twitter
  • Facebook

Me preocupa que la atención sanitaria que reciban los pacientes sea lo más segura posible; me interesa que los profesionales sanitarios trabajen en un ambiente libre de culpas, de cargas añadidas de trabajo y que hagan bien lo que saben; me gustaría que la organización sanitaria sea menos opaca y de verdad practique lo que predica: que el ciudadano es el eje del sistema de salud. Y que cuando todo se viene abajo, seamos capaces de afrontar la crisis con conocimiento y de la manera más propicia.

Read More
Read More

SeguridadPaciente 

Inicio

A veces recuerdo aquellos primeros años de mi andadura profesional cuando se implantaron a nivel de Insalud los primeros equipos directivos en hospitales. Desde su génesis, el conflicto enfermería/médicos se enconó, cuestión ésta que aún no está bien ni mal resuelta. Las direcciones de enfermería al mismo nivel que la de médicos provocó un cierto escozor que todavía no ha podido ser sanado.

¿Y las direcciones médicas? Pienso que estas nacieron ya en crisis. Y aunque en un principio y durante una larga etapa fueron fácilmente cubiertas por aquellos facultativos que quisieron probar el nuevo plato de la gestión, hoy, tras casi 30 años de vida, su cobertura parece difícil de alcanzar por el propio hastío de los profesionales médicos. 

¿Qué es un director médico de un hospital? El líder de los clínicos no lo parece, a tenor de las críticas que reciben de sus colegas. Tampoco parece que sea aquel profesional de la dirección que gestiona los intereses de los pacientes y usuarios, su satisfacción y su seguridad. Por cierto, de esta última, ¿quién es el responsable en hospitales españoles a nivel directivo? A veces se ha comentado que el director médico de los hospitales públicos españoles es el representante sindical de sus compañeros ante la dirección gerencia. No lo creo. No me parece que la trayectoria de estos profesionales haya emprendido ese camino. Algunos casos aislados, pero poco más. 

¿Ha sido el director médico el mejor profesional del hospital, el que posee una trayectoria más contrastada? En general, los buenos médicos lo son porque se dedican en cuerpo y alma a su profesión y no se distraen con “tiempos sabáticos” dedicados a otras cuestiones. Un buen médico debe seguir ejerciendo su actividad sin interrupciones para que no pierda, retrase o enlentezca su saber clínico. 

Por ultimo, ¿es el director médico el hombre de confianza de la gerencia del hospital? Esta es la opción por la que más me inclino; puede que asuma el papel de representante de la gerencia ante sus compañeros médicos. De hecho es elegido por el propio director gerente. 

Es cierto que hoy en día un directivo del ámbito de la salud tiene una importante carga política (la mayor parte negativa). Existen voces autorizadas que señalan al director médico como representante político del partido gobernante que son los que abogan por una mayor profesionalización de los cargos directivos. Y razón no les falta. Aunque, a veces, alguno de ellos debería dirigir la mirada hacia su propio ombligo. 

Lo cierto es que tratándose de instituciones de asistencia sanitaria, con el paso del tiempo, la figura de la dirección médica ha quedado eclipsada por otras del propio cuadro directivo. Sus integrantes no han sido capaces de alcanzar ese papel relevante que se podía esperar de ellos. Por su titularidad han pasado muchos médicos del propio hospital al que han dirigido, otros provenían de distintos hospitales o de estructuras no especializadas; también de la propia organización funcionarial del sistema de salud (inspectores médicos, epidemiólogos, etc.). 

Ese director médico cabecilla, gurú, capaz de involucrar a sus compañeros en la propia dinámica directiva de la institución, de hacerle creer en objetivos, en caminos a seguir, de situar al paciente en el eje de su actividad como núcleo más importante de su quehacer diario no se ha conseguido. Probablemente haya contribuido a este fracaso la alta rotación existente en este sector. 

Los centros sanitarios son organizaciones sometidas a numerosas tensiones, internas y externas; últimamente a grandes restricciones que hacen ingrata la permanencia en estos puestos. 

A veces

¿Son necesarios los directores médicos en los hospitales? Creo que si, pero redefiniendo su tarea y su perfil de acceso. Deben ser aquellos componentes de la dirección que involucren tanto a la gerencia como a sus compañeros en la definición nítida de objetivos asistenciales y hacer que sus colegas logren de manera autónoma (diría que automática, interiorizada) la máxima efectividad y eficiencia en sus actividades propias a la par que se preocupen de manera principal por la calidad y seguridad de su actuación. Si consiguen que caminen solos, de manera descentralizada, habrán cumplido su función.  

Comentarios   

# Luis 01-09-2014 20:05
Buena reflexión, profesor.
El problema queda perfectamente bien reflejado en su análisis: el "qué" (tiene que ser la dirección médica) no se corresponde con el "cómo" (se cubre la vacante).
La sanidad privada tiene claras cuáles son las funciones y responsabilidad es para esa función, y cuando no hay otros condicionantes (entornos de empresa familiar, por ejemplo), se busca en el mercado laborar un profesional que por perfil pueda desempeñar la misión encomendada.
A día de hoy, en el entorno de la sanidad pública al menos, la dirección médica es un puesto político más, que creará su círculo de filias y fobias correspondiente s alrededor. Eso supone que, independienteme nte de la capacidad profesional de quien desempeñe el cargo, acarreará un enorme sesgo de percepción a su alrededor en cualquier cosa que haga, o deje de hacer.
Algunos directivos sanitarios abogan por que exista esa categoría profesional, yo añadiría que tiene que ser vocacional, y no un "premio" a una carrera por logros en otros ámbitos... Añadiría también que lleguen formados, para que la Consejería de turno se ahorre un pico en pagarles másters y postgrados de gestión una vez nombrados, y ya idealmente, que hubiera un sistema de carrera profesional basado en el mérito y el logro, que contemplara la rotación entre centros para evitar el gestor quemado... pero todo esto, no conozco ningún país en el que se lleve a cabo.
Si se plantea en algún sitio, hágamelo saber, profe, que echo CV ;)
Un saludo,

Luis Ramos Neira
ex-director médico, entre otras cosas
# José María ruiz 01-09-2014 21:29
Excepcional opinión como siempre Dr. Neira, cuantas ideas en tan pocas líneas. Eso solo podéis hacerlo los referentes. Es un honor y un placer . Si pudiera bien que te ficharía, creo que quedan pocos minutos para que cierren el mercado de fichajes. Igual llego a tiempo. Un fuerte abrazo, gracias y quedamos emplazados a discutir lo que sea ante unos buenos caldos
# Luis 01-09-2014 21:45
Los alemanes ponen cláusulas muy altas, y hay cervezas que no tienen nada que envidiar a los buenos vinos ;)

You have no rights to post comments