Sígueme
SeguridadPaciente

Caminante...

Sálvese quien deba:
La seguridad del paciente

Perfil profesional

perfil
José María Ruiz Ortega
  • Médico
  • Gestor sanitario
  • Máster en Gerencia de Organizaciones Sanitarias: ENS, EADA
  • Auditor Sanitario
  • Master en seguridad del paciente y gestión de riesgos sanitarios en École Centrale Paris
  • Presidente de la Asociación Española de Gestión de Riesgos Sanitarios y Seguridad del Paciente AEGRIS
  • Jefe de Servicio de Seguridad del Paciente. Subdirección General Calidad Asistencial, Seguridad y Evaluación Servicio Murciano Salud. Murcia.

Esta es mi opinión, que ni yo mismo comparto

  • Presentación
  • Twitter
  • Facebook

Me preocupa que la atención sanitaria que reciban los pacientes sea lo más segura posible; me interesa que los profesionales sanitarios trabajen en un ambiente libre de culpas, de cargas añadidas de trabajo y que hagan bien lo que saben; me gustaría que la organización sanitaria sea menos opaca y de verdad practique lo que predica: que el ciudadano es el eje del sistema de salud. Y que cuando todo se viene abajo, seamos capaces de afrontar la crisis con conocimiento y de la manera más propicia.

Read More
Read More

SeguridadPaciente 

Inicio

Leído el siguiente artículo, me parece interesante resaltar las siguientes ideas: Carter, J. Coletti R., Harris R . Quantifying and Monitoring Overdiagnosis in Cancer Screening: A Systematic Review of Methods BMJ 350, n o Jan07 5 (7 de enero de 2015): g7773 g7773 ?

URL: http://www.bmj.com/content/bmj/350/bmj.g7773.full.pdf

 Mucho se ha escrito en los últimos tiempos sobre los diagnósticos erróneos o los diagnósticos no realizadas o pasados por alto. Pero no solo este déficit de diagnóstico se reseña en la literatura especializada, también aquellos diagnósticos en "exceso" tras el cribado de cáncer.  

Este artículo revisa la literatura escrita de 52 artículos en lengua inglesa sobre el sobrediagnóstico en algunos tipos frecuentes de patologías oncológicas:  próstata, pulmón, mama, colón, melanoma, riñón, tiroides y vejiga. 

Los estudios se agruparon en cuatro categorías etiológicas: importantes estudios randomizados pero sobre cohortes específicas (el sobrediagnóstico se asocia al sesgo de la generalización); importantes correlaciones entre los resultados de las pruebas de diagnóstico de imagen y pruebas biológicas (pero no son más que correlaciones); modelizaciones del riesgo específico de cáncer y su evolución en corto plazo, siempre sujeto a discusión y debate y convicción de pruebas por observación de grandes cohortes de pacientes (pero muy heterogéneos). 

Las cuestiones claves fueron las siguientes:


1: Cuáles han sido los métodos de investigación utilizados para medir los resultados y sobrediagnóstico del cáncer con las pruebas de detección


2: Cuáles son las ventajas y desventajas de cada método para:

  • Proporcionar una estimación válida y fiable de la frecuencia de sobrediagnóstico
  • Monitorización del sobrediagnóstico en el tiempo

 

En teoría, en estos estudios randomizados y muy controlados serán donde con mayor probabilidad exista de detectar el sobrediagnóstico, pero en realidad son muy difíciles de gestionar ya que son de peso elevado y sujetos al azar de la cohorte. 

Paradójicamente, la que menos desviación contiene de estas cuatro agrupaciones etiológicas y la más eficaz para la detección del exceso de diagnóstico son las pertenecientes al último grupo (cohorte completa pero heterogénea) ya que las precauciones metodológicas ayudan a limitar en mayor medida el sesgo. 

Esta revisión sistemática destaca la alta posibilidad de desviación y la dependencia de los estudios de modelos no evidenciados. 

Un grupo de investigadores imparciales e independientes deberían establecer normas para protocolizar de manera uniforme los estudios y monitorizar los resultados sobre el sobrediagnóstico de cáncer en los cribados que se realizan en varios países. La finalidad última es reducir ese sobrediagnóstico pero también maximizar los beneficios de la detección precoz del cáncer y reducir al mínimo tanto los daños como los costes. 
 

Fuente: Revue de presse risque médical - Février 2015

You have no rights to post comments