Sígueme
SeguridadPaciente

Caminante...

Sálvese quien deba:
La seguridad del paciente

Perfil profesional

perfil
José María Ruiz Ortega
  • Médico
  • Gestor sanitario
  • Máster en Gerencia de Organizaciones Sanitarias: ENS, EADA
  • Auditor Sanitario
  • Master en seguridad del paciente y gestión de riesgos sanitarios en École Centrale Paris
  • Presidente de la Asociación Española de Gestión de Riesgos Sanitarios y Seguridad del Paciente AEGRIS
  • Jefe de Servicio de Seguridad del Paciente. Subdirección General Calidad Asistencial, Seguridad y Evaluación Servicio Murciano Salud. Murcia.

Esta es mi opinión, que ni yo mismo comparto

  • Presentación
  • Twitter
  • Facebook

Me preocupa que la atención sanitaria que reciban los pacientes sea lo más segura posible; me interesa que los profesionales sanitarios trabajen en un ambiente libre de culpas, de cargas añadidas de trabajo y que hagan bien lo que saben; me gustaría que la organización sanitaria sea menos opaca y de verdad practique lo que predica: que el ciudadano es el eje del sistema de salud. Y que cuando todo se viene abajo, seamos capaces de afrontar la crisis con conocimiento y de la manera más propicia.

Read More
Read More

SeguridadPaciente 

Inicio

Aurora López Llames, licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Oviedo, médico especialista en Otorrinolaringología y máster en Gestión Clínica (2012-2014) por la Universitat Oberta de Catalunya. Desde el año 2006 trabajo en el Hospital de Torrevieja. Autora delmagnífico OTOBLOG  dirigido a   profesionales sanitarios y al público en general/pacientes, interesados en la Otorrinolaríngología y la salud.
Aurora es una grandísima persona, luchadora en la vida, enorme deportista y fenómenal profesional. Como alumna insuprable; ella conseguirá cualquier reto que se proponga. La admiro y es un honor que se digne ilustrarnos en esta página web dedicada a la seguridad de los pacientes; su actuación profesional consigue incrementerla día a día. Gracias Aurora.

 
Conocí a Jose María Ruiz Ortega y su blog “Sálvese quien deba” a través de las redes sociales. Supe que era aficionado al running, y posteriormente fue mi profesor en la asignatura de Seguridad del Paciente en el máster de gestión clínica que realicé. Recibí con entusiasmo su invitación a escribir en el blog. Aunque más tarde, viendo las entradas geniales publicadas, y la calidad y profesionalidad de los invitados, me sobrevino el momento pánico. En estos momentos es cuando recuerdo las palabras de Dan Schawbel en “Yo 2.0” : “No temamos imprimir nuestra verdadera personalidad en todo lo que hagamos”.
 
 

En el año 2008, la Organización Mundial de la Salud (OMS) desarrolló las listas de verificación de la seguridad de la cirugía (o checklist quirúrgicos) para mejorar la seguridad del paciente en el quirófano. Es una herramienta a disposición de los profesionales sanitarios que pretende reducir los eventos adversos evitables. Y es que a menudo, estos eventos adversos se derivan de errores humanos simples. 

En una ocasión leí que en Otorrinolaringología no veríamos a corto plazo los beneficios de la implementación de los checklist debido a la baja morbimortalidad de nuestros procedimientos. Quizás la cirugía de cabeza y cuello sí tiene más riesgo en este sentido. Sin embargo, todos los tipos de cirugía, incluyendo la cirugía de Otorrinolaringología, pueden tener complicaciones relacionadas con el sitio o el lado equivocado, procedimiento erróneo o paciente equivocado (entre otros muchos, claro). Sobre la cirugía en el sitio equivocado ya escribí hace unos meses en El OtoBlog. La implementación de los checklist quirúrgicos es uno de los primeros pasos a seguir si queremos adoptar una cultura de la seguridad.
 
En Finlandia llevaron a cabo un estudio piloto de implementación del checklist quirúrgico de la OMS en cirugía de Otorrinolaringología. Globalmente mejoraron todos los aspectos relacionados con la identidad del paciente, el conocimiento de la condición médica del paciente y el lado de la operación. El checklist también reforzó la comunicación entre los miembros del equipo quirúrgico. La implementación de checklist quirúrgicos requiere cambios en nuestras rutinas: una mayor comunicación entre los especialistas, con unas instrucciones (briefing) pre y postoperatorias claras. A diferencia de lo que se podría pensar, en este estudio, el briefing preoperatorio no prolongaba o retrasaba la intervención. 

Los mismos finlandeses, en otro estudio evaluaron las actitudes de los profesionales de Otorrinolaringología frente al uso de los checklist. La opinión respecto a los checklist se evaluó antes y después de la implementación, y las opiniones favorables pasaron del 65 al 87%. Solo el 7% de los participantes pensaba que llevaba mucho tiempo cumplimentarlo. Pero no todo es un camino fácil, después de los primeros meses la cumplimentación disminuía. La motivación del los miembros del equipo quirúrgico, el liderazgo activo, las auditorias y el feedback son esenciales para la implementación y mantenimiento de los checklist.

Un paso más, ¿y los checklist quirúrgicos para cirugías específicas? La rinología representa el 70% de los litigios en Otorrinolaringología. En este estudio desarrollan un checklist quirúrgico específico para cirugía endoscópica nasosinusal. Entre otros aspectos, se centra en la correcta visión de imágenes radiográficas, en la discusión con el equipo de las variaciones anatómicas, o también en el etiquetado y marcado del vasoconstrictor tópico. La adopción de un checklist específico serviría también para estandarizar prácticas entre diferentes instituciones. También he podido ver checklist específicos para el tratamiento postoperatorio de vía aérea pediátrica.

No debemos ver el checklist como un papel o una pantalla del ordenador de obligado cumplimiento. Es una herramienta que debemos interiorizar, son unas preguntas que tenemos que hacer y hacernos en todo momento para hacer de nuestra cirugía una cirugía segura. Esta cultura de la seguridad requiere del esfuerzo de las instituciones mediante campañas de educación y auditorias. Incluso se sugiere que la especialización y entrenamiento de determinados facultativos como “checklist champions” intentaría poner remedio a dos de las barreras que existen para el cumplimiento de los checklist por parte de los profesionales: el desconocimiento de su eficacia y la pobre cultura de la seguridad. 
 

 

 BIBLIOGRAFÍA
 
Sheena Y, Fishman JM, Nortcliff C, Mawby T, Jefferis AF, Bleach NR. Achieving flying colours in surgical safety: audit of World Health Organization «Surgical Safety Checklist» compliance. J Laryngol Otol. octubre de 2012;126(10):1049-55. 
 
Helmiö P, Takala A, Aaltonen L-M, Pauniaho S-L, Ikonen TS, Blomgren K. First year with WHO Surgical Safety Checklist in 7148 otorhinolaryngological operations: use and user attitudes. Clin Otolaryngol. agosto de 2012;37(4):305-8. 
 
Kim SW, Maturo S, Dwyer D, Monash B, Yager PH, Zanger K, et al. Interdisciplinary development and implementation of communication checklist for postoperative management of pediatric airway patients. Otolaryngol Head Neck Surg. enero de 2012;146(1):129-34. 
 
Soler ZM, Poetker DA, Rudmik L, Psaltis AJ, Clinger JD, Mace JC, et al. Multi-institutional evaluation of a sinus surgery checklist. Laryngoscope. octubre de 2012;122(10):2132-6. 
 
Karamchandani D, McGarry GW. The World Health Organisation surgical safety checklist. Clin Otolaryngol. junio de 2010;35(3):217-8. 

 Helmiö P, Blomgren K, Takala A, Pauniaho S-L, Takala RSK, Ikonen TS. Towards better patient safety: WHO Surgical Safety Checklist in otorhinolaryngology. Clin Otolaryngol. junio de 2011;36(3):242-7. 

 

You have no rights to post comments