Sígueme
SeguridadPaciente

Caminante...

Sálvese quien deba:
La seguridad del paciente

Perfil profesional

perfil
José María Ruiz Ortega
  • Médico
  • Gestor sanitario
  • Máster en Gerencia de Organizaciones Sanitarias: ENS, EADA
  • Auditor Sanitario
  • Master en seguridad del paciente y gestión de riesgos sanitarios en École Centrale Paris
  • Presidente de la Asociación Española de Gestión de Riesgos Sanitarios y Seguridad del Paciente AEGRIS
  • Jefe de Servicio de Seguridad del Paciente. Subdirección General Calidad Asistencial, Seguridad y Evaluación Servicio Murciano Salud. Murcia.

Esta es mi opinión, que ni yo mismo comparto

  • Presentación
  • Twitter
  • Facebook

Me preocupa que la atención sanitaria que reciban los pacientes sea lo más segura posible; me interesa que los profesionales sanitarios trabajen en un ambiente libre de culpas, de cargas añadidas de trabajo y que hagan bien lo que saben; me gustaría que la organización sanitaria sea menos opaca y de verdad practique lo que predica: que el ciudadano es el eje del sistema de salud. Y que cuando todo se viene abajo, seamos capaces de afrontar la crisis con conocimiento y de la manera más propicia.

Read More
Read More

SeguridadPaciente 

Inicio

Se asoma a esta web sobre seguridad de los pacientes una magnífica profesional de nuestro sistema de salud español, Sara Lospitao Gómez, enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Fuenlabrada. Con muchos años de experiencia (más de de 19 años en el cuidado del paciente crítico), destaca también por su sobresaliente humanismo y solidaridad. Quizás lo sea ya que Sara , además de enfermera, es licenciada en Humanidades. Miembro de la Comisión Hospitalaria de Seguridad del Paciente en el Hospital Universitario de Fuenlabrada y miembro del Grupo de Notificación de Incidentes y Eventos Adversos del citado cntro. Auténtica conocedora y practicante de nuestro cosmos de la seguridad de los pacientes, su visión de la misma en los cuidados de salud se convierte en una lectura obligada para quienes tenemos interés en aumentar nuestro conocimiento en este campo. Ella hace visible por si misma la enfermería. Muchas gracias Sara por tu tiempo y tu dedicación. 

 

Lalospi

 

La prevención y la seguridad del paciente ya es parte reglada de la actividad sanitaria y se ha convertido en elemento clave en la gestión de la misma. Y esto ha sido un paso importante en la cultura organizativa de la Sanidad. Hoy día ya sabemos que el problema de los eventos adversos en nuestra actividad diaria como profesionales de la salud no es nada nuevo y el principio hipocrático “Primum non nocere” (Hipócrates 460 a.C) vuelve a tener una indiscutible repercusión mediática a nivel internacional. No hay duda que las intervenciones de atención sanitaria que se realizan con el propósito de beneficiar al paciente, no quedan exentas de provocar daños. Estamos saciados de escuchar y ver que la actividad sanitaria conlleva un riesgo inherente a que ocurran incidentes y eventos adversos (EA), y desafortunadamente, estos suelen ocurrir frecuentemente.

El proceso de atención de enfermería representa uno de los principales riesgos en el cuidado del paciente y las Unidades de Cuidados Intensivos, dada la complejidad de cuidados, procedimientos, técnicas, tecnología, etc.,  aumentan considerablemente estos riesgos. Me remito al estudio ENEAS, llevado a cabo en nuestro país en el año 2005, donde  se evidenció una incidencia de 1,4 efectos adversos por 100 días de estancia-paciente y considerando el 42,8% como evitables.

Aunque llevamos ya algunos años trabajando en este campo, sigue siendo necesario y primordial, crear y fomentar la sensibilidad de todos los profesionales con respecto a este problema. La preocupación por la Seguridad del paciente en cierto modo, es relativamente reciente si lo comparamos fuera del entorno sanitario, la prevención y la seguridad del individuo se ha estudiado mucho, por ejemplo, como es en el caso del sector automovilístico.

En 1999 el Instituto de Medicina de Estados Unidos elaboró un informe titulado “Errar es humano: construyendo un sistema sanitario seguro” que impulsó la precaria preocupación a nivel mundial sobre la Seguridad de los pacientes, y en el cual, quedó reflejado cifras exorbitantes de personas fallecidas al año en hospitales de ese país a consecuencia de errores médicos. En el año 2004, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la Alianza Mundial para la Seguridad Clínica del Paciente, en la cual se enfatizó las estrategias de seguridad, incluyendo acciones encaminadas a la prevención, detección y mitigación de los efectos adversos además de otras muchas acciones.

Volviendo de nuevo al estudio ENEAS, uno de los principales resultados que quiero destacar, es el 42,8% de EA notificados, que fueron considerados como evitables, en función de los criterios prefijados. Esta cifra debió y debería llamarnos la atención, ya que, si muchos problemas asociados o vinculados con la atención sanitaria son evitables, ¿cómo debemos trabajar para garantizar la seguridad del paciente? Y si son evitables ¿por qué suceden?

En ese mismo año (2005) la AHQR (Agency for Healthcare Research and Quality) llevó a cabo un estudio del cual se obtuvieron resultados bastantes significativos, más del veinte por ciento de los pacientes ingresados en unidades de Cuidados Intensivos experimentaron al menos un acontecimiento adverso y más del noventa por ciento de los incidentes tuvo lugar durante los cuidados de rutina.

Mejorar la seguridad del paciente exige un compromiso de todos, especialmente de las enfermeras; la esencia de la enfermería es el cuidado y como imperativo moral, cuidar es adherirse al compromiso de mantener la dignidad y a integridad del individuo.

Si hablamos de cuidados de máxima calidad y seguridad, nos referimos a un procedimiento de actuación profesional que implica responsabilidad legal y moral en la profesión enfermera. Por tanto, la seguridad del paciente debe establecerse como un valor imprescindible en el cuidado, aunque para ello, es necesario comprender cuáles son las situaciones adversas que pueden acontecer cuando se realiza algún procedimiento del cuidado de enfermería, para así, poder evitar o controlar los factores que incitan a los errores y que vulneran la seguridad de nuestros pacientes. La máxima seguridad se consigue por un conocimiento adecuado de los riesgos, eliminando los prescindibles y previniendo y protegiendo de aquellos que hay que asumir de forma inevitable₂.

La enfermería debe dar un paso más hacia el paradigma de las prácticas seguras y afrontar esa falta de sensibilidad hacia el problema, impulsando una cultura de seguridad en todas las acciones y no aceptando los errores y daños como parte de su trabajo. Las enfermeras debemos ejercer una función activa en la evaluación de la seguridad y en la calidad de sus cuidados, favoreciendo aquellas medidas que mejoren la atención y estableciendo estrategias para disminuir los riesgos asociados a sus cuidados.

¿Podemos garantizar la seguridad de nuestros pacientes? Si, pero no debe quedarse o convertirse sólo en buenas intenciones de las Instituciones, de la Agencia de Calidad o de una pequeña parte de profesionales, debe ser el propósito del equipo multidisciplinar, donde la Enfermería tiene mucho que decir y hacer.

1.- Villareal E. Seguridad de los pacientes.Un compromiso de todos para un cuidado de calidad.Salud Uninorte.Barranquilla (col.) 2007; 23(1):112-119.

2.- Aibar C, Aranaz J. ¿Pueden evitarse los sucesos adversos relacionados con la atención sanitaria hospitalaria?.Proyecto Investigación FIS PI21076.

Comentarios   

# J. Ignacio Ulibarri 10-11-2014 18:30
Completamente de acuerdo en la necesidad de prevenir riesgos y sopesar actuaciones antes de dañar con nuestras avanzadas tecnologías, demasiado agresivas con frecuencia, aplicadas a problemas mas difíciles y en pacientes mas graves y mayores. Empecemos por cuidar su equilibrio nutricional reduciendo la actual prevalencia del 60% de casos desnutridos al alta de nuestros modernos hospitales. Acordaros que el desnutrido está en riesgo y no soporta tratamientos agresivos sin ayuda.
# Sara 10-11-2014 19:02
Efectivamente Ignacio, estoy de acuerdo contigo. La desnutrición es una de las causas más frecuentes de morbimortalidad además de un un problema de salud a nivel mundial.Como bien indicas, afecta entre un 30-50% aproximadamente de los pacientes hospitalizados de todas de las edades. Y ya se trabaja en ello,especialme nte desde el ámbito de los cuidados intensivos.Te dejo el enlace de un artículo interesante de uno de los POpes en Nutrición en la Medicina Intensiva de nuestro país. Un saludo y gracias por tu aportación.

http://www.scielo.cl/pdf/rmc/v134n8/art16.pdf

You have no rights to post comments